Anhedonia

Licencia para matar

Hace unos días nos enteramos de que un policía llamado Chocobar asesino a sangre fría a un ladrón que le había robado a un turista norteamericano. El ladrón, llamado Kukoc, corría de espaldas a una distancia estimada de 10 metros delante del policía. Cabe mencionar que el hecho ocurrió a las 8.19 de aquel día y que en la filmación aparece el ladrón en la huida. Iba agazapado, como protegiéndose de los tiros. En la mitad de la carrera, siempre de espaldas al agente, recibió los balazos que provocaron su estrepitosa caída.

Este vídeo ha probado que el ladrón en cuestión en ningún momento ha constituido una amenaza para el efectivo de policía y que por ende el policía no actuó en legitima defensa puesto que su vida no corría peligro ya que el ladrón estaba de espaldas y porque el mismo solo portaba un arma blanca mientras que el policía poseía una pistola, por lo que el ladrón estaba en desventaja y jamas podría haber herido al policía ya que este podría haberle disparado antes de que el ladrón se le acercara. La vida del turista tampoco corrió peligro en esas circunstancias.

Ahora bien, es evidente que no era necesario que el policía asesinara al ladrón puesto que su vida no corría peligro. Pero a pesar de que el policía ha asesinado a una persona injustificadamente, con el único objetivo de satisfacer sus deseos asesinos, muchas personas han aclamado a este policía. Incluso el presidente Macri dijo que apoyaba este homicidio cuando recibió a Chocobar en la mismísima Casa rosada. En este caso Macri realizo una apología del delito diciéndole al policía: "estoy orgulloso de que haya un policía como vos que este al servicio de los ciudadanos".

Patricia Bulrich también apoyo el accionar del policía y lo justifico en muchas ocasiones.

Estas declaraciones que constituyen verdaderas apologías del delito solo incitaran a los policías a cometer asesinatos de gatillo fácil.  Y de hecho esto ya sucedió porque desde que asumió Mauricio Macri las muertes por gatillo fácil y los asesinatos cometidos por los policías adentro de las cárceles se han incrementado considerablemente. Según la Correpi “estamos atravesando el pico represivo más violento desde el ’83”. Y María del Carmen Verdú, una de sus dirigentes, da las cifras: “Hubo 725 muertos en 721 días de gobierno de Cambiemos”.

Empero las personas aplauden estos homicidios y se congratulan por su existencia.

Lo que tendríamos que preguntarnos es si el asesinato cometido por Chocobar es injusto o no, independientemente de que es evidente que fue ilegal. Para mi no es justo por la simple razón de que es desproporcionado e inequitativo. Por que planteo esto? Porque el delincuente no recibió una retribución justa por lo que hizo ya que asesinar es una acción mucho mas grave que robarle a una persona rica. Matar es peor que asesinar y por tanto el delincuente no ha recibido una retribución equitativa por lo que hizo, una retribución que no se correspondía con sus actos y que por tanto no merecía

Pero mas allá de eso deberíamos replantearnos si los delincuentes merecen ser demonizados. Existen muchas personas que roban para sobrevivir, para poder alimentar a su familia y a sus hijos y si bien es cierto que estos delincuentes podrían obtener dinero trabajando la verdad es que hay muchas personas que trabajan arduamente desempeñando trabajos forzados e insalubres y sin embargo no reciben una retribución justa por sus esfuerzos y esta remuneración paupérrima no les alcanza para cubrir los gastos imprescindibles por lo cual se ven obligados a salir a robar, pero ellos no tienen la culpa de que sus empleadores no les paguen un salario justo como así también ellos no son los responsables de que el gobierno reduzca su poder adquisitivo y sus salarios reales cada vez que toma una medida perjudicial para los sectores mas vulnerables pero que a la vez es beneficiosa para los ricos que en muchos casos nacieron en una "cuna de oro" y que por ello no han trabajado durante toda su vida como es el caso de Charlote cannigia. Los ricos suelen ser unos vagos y sin embargo nadie los critica mientras que los pobres son tildados de "vagos" en todo momento por personas que literalmente jamas han agarrado una pala. Los pobres reciben salarios miserables y en muchas ocasiones realizan los trabajos mas arriesgados, forzados, pesados e imprescindibles, los cuales son muy utiles, acaso que podríamos hacer si no existieran los obreros, los basureros y los albañiles? Para empezar nos moriríamos intoxicados gracias la acumulación de basura como así tambien no tendríamos casas ni edificios. Y hay muchos delincuentes que les roban a los ricos como sucedió cuando este ladrón pobre le robo al turista norteamericano y este robo compensaría un poco a desigualdad de condiciones que existe entre los pobres y los ricos que es acrecentada por el propio gobierno, el cual ha robado y seguirá robando por los siglos de los siglos. Con el criterio de que hay que eliminar a todos los chorros también habría que eliminar al señor presidente que ha felicitado a Chocobar por su accionar ya que este posee 214 causas por corrupción en su haber.

En todo caso, creo que lo mas injusto es el hecho de que un delincuente no haya sido juzgado en un tribunal judicial por haber cometido un hurto mientras que Chocobar si tiene el derecho de ser juzgado en un tribunal por haber cometido un asesinato.

Muchos periodistas de TN y de Canal 13 justifican el accionar del policía argumentando que la doctrina policial ha cambiado y que ha sido reemplazada por una nueva doctrina según la cual los efectivos tienen el derecho de matar aunque esto no sea necesario, lo cual es aun peor que la pena de muerte debido a que las personas asesinadas por los policías no podrían ejercer su derecho a defenderse en un tribunal competente y serian asesinadas aunque sean inocentes tan solo porque un policía expreso que son culpables aunque este no posea pruebas que demuestren que esos sujetos son responsables de haber cometido un delito. De esta manera los policías serian como reyes autoritarios que podrían eliminar a quienes quieran asesinar, su palabra seria santa e indiscutible como si los policías siempre dijeran la verdad...

Estar a favor de asesinar a los delincuentes es equivalente a estar a favor de la pena de muerte y como ya sabemos la pena de muerte jamas ha dado resultado y muchas veces ha provocado que muchas personas inocentes hayan sido asesinadas. Y si usted no me cree lo invito a leer algunos casos en los que varias personas fueron condenadas a la pena de muerte a pesar de que eran inocentes:

1. George Stinney Jr

Era el año de 1944 cuando se condenó a este adolescente de 14 años a la pena de muerte, por supuestamente golpear a dos niñas blancas hasta matarlas, en Carlina del Norte. Fue encarcelado y no contó con un abogado defensor; por si fuera poco, el juicio en su contra duró solamente tres horas y no se presentaron ni testigos ni evidencias que pudieran exonerarlo. Al jurado, que era integrado únicamente por personas de raza blanca, solamente le tomó 10 minutos el emitir su veredicto: George Stinney Jr debía morir “electrocutado hasta que tu cuerpo esté muerto de acuerdo con la ley. Y que Dios se apiade de tu alma”, de acuerdo con los documentos emitidos por el tribunal.

Lo más indignante: después de 70 años, la justicia declaró inocente a quien fuera el ejecutado más joven del mundo.

2. Troy Davis

Este afroamericano murió ejecutado por inyección letal, el 21 de septiembre de 2011, condenado por el supuesto asesinato del policía Mark MacPhail, hecho ocurrido en Georgia, en 1989. Troy Davis se declaró inocente de todos los cargos; sin embargo, en agosto de 1991 fue condenado a muerte.

Este caso fue descrito por sus abogados como el prototipo del negro condenado injustamente por la muerte de un blanco. Según la fiscalía, el acusado disparó en una fiesta en el barrio de Cloverdale, hiriendo a un hombre en el rostro. Luego asesinó a MacPhail. Los fiscales apoyaron su acusación; pero de los nueve testigos que declararon en contra de Davis en el juicio, siete se retractaron posteriormente y en agosto de 2009 denunciaron que fueron presionados por la policía para inculpar al joven. Por otra parte, el arma con la que se cometió el asesinato jamas pudo ser hallada ni se recolectaron huellas dactilares ni rastros de ADN.

3. Cameron Willingham

Este hombre blanco fue ejecutado el 17 de febrero de 2004 por el supuesto asesinato de sus tres hijas, al presuntamente incendiar su casa, en diciembre de 1991.

Era la noche del 23 de diciembre cuando un fuego arrasó con la casa de los Willingham. Cameron, que dormía, se salvó milagrosamente. La madre estaba fuera, había ido a comprar los regalos de Navidad. La policía enseguida sospechó del padre de las niñas, aunque él siempre mantuvo su inocencia; sin embargo fue ejecutado pero la ciencia acabó revelando su inocencia.

“Casi todo se hizo mal. Los investigadores de la oficina del Jefe de Bomberos y el Departamento de Bomberos, Vásquez y Fogg, no sabían nada de dinámica del fuego y creían que era posible concluir que las llamas que quemaron el piso tuvieron que ser causadas por un líquido inflamable. En Estados Unidos hace 20 años, los investigadores no estaban obligados a tener conocimientos sobre dinámica del fuego”, cuenta John Lentini, de Scientific Fire Analysis y experto en ciencia forense y química de restos del fuego creó un comité de expertos a petición de innocence proyect, el cual estableció en 2006 que el incendio fue fortuito. Por desgracia, Cameron Todd Willingham había sido ejecutado mediante inyección letal dos años antes.

4. Jesse Taffero

En mayo de 1990, Tafero fue ejecutado en la silla eléctrica en Florida después de ser acusado de asesinar a dos policías.

Todo ocurrió cuando los oficiales Phillip Black y Donald Irwin registraron el coche de Tafero y su amigo, Walter Rhodes, encontrando varios kilos de droga y armas. Los oficiales recibieron un disparo cada uno y los delincuentes escaparon; los arrestaron, pero Tafero fue el único condenado a muerte.

Durante la ejecución en la silla algo falló, y Jesse perdió la vida después de más de quince minutos, por lo que el sufrimiento fue aun mayor. Unos años más tarde se descubrió que quien en realidad realizó los disparos fue el compañero de Tafero, Walter Rhodes, convirtiéndose este caso en uno de los más sonados en materia de ejecución por pena de muerte en Estados Unidos.

5. Carlos DeLuna

El de Carlos es otro caso indignante. Él fue acusado de asesinar a puñaladas a Wanda López, una joven empleada de una gasolinera en la ciudad de Corpus Christi. El acusado desde un principio sostuvo su inocencia y hasta decía conocer al asesino, pero se negó a revelar su identidad por miedo a una venganza; y aunque las pruebas contra él nunca fueron concluyentes, su parecido físico con el auténtico culpable, Carlos Hernández, no permitieron que fuese salvado a tiempo. Fue ejecutado con una inyección letal en 1989, seis años después de ocurrido el crimen.

Sin embargo, ni su familia ni los periodistas cesaron en la búsqueda de pruebas y un trabajo de James Liebmen, publicado en la Columbia Human Rights Law Review, prueba que tenían razón. De hecho, Hernández mismo confesó a sus compañeros de prisión, antes de morir a causa de una cirrosis en 1999, haber realizado el crimen.

6. Larry Griffin

Fue en 1980 cuando el joven Quintin Moss, de solamente 19 años, murió asesinado; y rápidamente, se aseguró que el asesino había sido Larry Griffin. Un criminal fue quien aseguró que vio a Larry disparar con la mano derecha desde un auto en movimiento; por lo que fue condenado y sentenciado a morir por inyección letal el 21 de junio de 1995; aunque después, el testigo admitió haber cometido el crimen él mismo.

Años después, se reabrió la investigación, encontrándose que Larry fue capturado lejos de la escena del crimen, y que era zurdo; por lo que nunca pudo haber accionado un arma de fuego con la mano derecha. Tristemente fue ejecutado y hasta 2005 un profesor de la Universidad de Derecho de Michigan aseguró que Larry era en realidad inocente.

7. Ellis Wayne Felker

Ellis fue ejecutado en 1996 por el brutal asesinato de una mujer de Georgia en 1981. Durante el período en que estuvo recluido en el corredor de la muerte, se encontró una caja de pruebas que incluyó test físicos posiblemente adecuados para pruebas de ADN y una confesión firmada de otro hombre que admitió el crimen; sin embargo, la Corte Suprema de Georgia se negó y se le ejecutó por electrocución en la silla eléctrica.

8. John Ray Conner

Era un joven de raza negra, 32 años y padre de dos hijos, quien fue acusado del asesinato de Kathyanna Nguyen, empleada de una tienda de comestibles, durante un atraco en 1998. Varios “testigos” lo identificaron como responsable de la muerte de la joven. Desde su detención, Conner esperó más de diez años en el "corredor de la muerte", hasta que en agosto de 2007 fue ejecutado por una inyección letal.

Los testigos juran haberle visto salir "corriendo raudo y veloz" tras cometer el asesinato; pero él era cojo y le costaba moverse con facilidad. Incluso la Unión Europea se implicó en este asunto, enviando una carta al gobernador Rick Perry donde pedía su perdón.

Desafortunadamente, Conner se convirtió en la víctima tejana número 400.

Estos casos permiten demostrar que si le damos el poder a los policías para que asesinen a personas abusando de su legitima defensa, lo mas probable es que asesinen a muchas personas inocentes en el proceso. Y en realidad existen muchos mas casos que los que mencione arriba pero tardaría demasiado tiempo explicando cada uno de estos numerosos casos y este informe se tornaría excesivamente largo, así que si desea obtener mas información dispongase a buscarla por usted mismo. Lamentablemente los crueles y vesanicos asesinatos de personas inocentes que cometieron los dictadores no son recordados por las personas que quieren otorgarle un poder casi fascista a los policías. 

Pero yo estoy seguro de que mis palabras no causaran ningún tipo de impacto y aunque intente convencer a un apologo del asesinato mis intentos serán infructuosos porque ellos son violentos y por ello están cegados por el odio mas irracional que carcome sus cerebros y su consciencia.



Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: