Anhedonia

Calles cruzadas

(leer por computadora)

María salió de su casa. Afuera llovía torrencialmente, empero tomó su 
Carlos se dispuso a salir de su casa. Afuera diluviaba. Agarró su 
paraguas y salió de su casa a pesar de la fuerte lluvia, antes de salir 
paraguas y salió empecinadamente. No sabía porque razón había 
se maquilló un poco y se retocó los labios con un labial rojo. 
salido de su domicilio un lluvioso sábado por la tarde. Sin embargo 
Repentinamente se encontró con su ex novio, un morocho imponente 
dejó sus dudas atrás mientras caminaba por la vereda porque en el 
y bestial. El la miró suplicante pero ella siguió de largo. Se detuvo 
fondo sabía que estaba buscando algo, aunque no sabía que era 
frente a una vieja heladería en la cual solía tomar varios helados con 
concretamente, por estas dudas estaba tan disperso que se chocó 
su tía ya fallecida, lamentablemente había muerto de un accidente de 
con en ex novio de maría, el cual estaba refunfuñando, luego del 
tren fatal.

impacto este lo miró amenazadoramente. Carlos retrocedió 
Ella recordó cuando los sucesos eran más simples y cuando estaba 
despavorido y le pidió perdón al gorila. Este lo volvió a mirar como si 
llena de sueños, sueños que se habían esfumado tras insoportables 
estuviera marcando su territorio y el continuó caminando hasta que 
desilusiones de la vida cotidiana. Recordó su infancia con melancolía, 
vio una vieja heladería en la cual solía tomar helado con su padre 
ya no sabía hacia donde se dirigía, tan solo seguía caminando como 
cuando era pibe. La heladería era lo único que los conectaba como si 
embelezada. Repentinamente se topó con una disquería a la cual 
fuese un punto de encuentro, un templo sagrado, en donde ambos 
solía asistir. Hace años había visto a un muchacho de su misma edad 
eran lo suficientemente sinceros consigo mismos para poder tener 
en aquella misma disquería, el cual estaba escuchando música. 
una conexión emocional, que los trascendía y los fundía como padre e 
Sin embargo solo lo vio de espaldas, ya que cuando quiso acercarse a 
hijo. Afuera de esa heladería casi no se hablaban pero a veces se 
el con timidez, este dejó sus auriculares súbitamente y se dirigió 
miraban con melancolía como si estuvieran rememorando épocas 
velozmente hacia la entrada; debido a que estaba mirando hacia la 
pasadas que en realidad jamás habían tenido. Había tantos momentos 
entrada este no cambió de postura y por ello no pudo ver su rostro. 
que no había experimentado pero si había imaginado...tantos... como 
Siempre pensó en la posibilidad hipotética de si conocía a ese chico 
cuando imaginó ser el novio de una chica que estaba escuchando 
podría enderezar su vida finalmente y no terminar desempleada ya 
música en la disquería por la cual estaba pasando, pero no se había 
que María creía en el destino, y por esa razón creía que estaba 
atrevido a hablarle y, debido a su cobardía, se había ocultado de ella 
destinada a conocer a ese chico y luego de crear un lazo afectivo con 
sin verle el rostro, sin embargo la había captado porque en un reflejo 
el, poder casarse con el; pero maría ya no era la chica lozana y 
de uno de los vidrios de la disqueria había podido ver el cuerpo de 
fantasiosa que era antes, sus sueños se habían esfumado y su fracaso 
ella, todo menos su rostro, por este suceso Carlos había dejado de 
con aquel muchacho en parte había causado que cambie de 
creer en el destino y, también, en el mismo. Bruscamente dejó de 
personalidad y que paulatinamente deje de creer en el destino y en el 
pensar melancólicamente y se preguntó en donde estaba y hacia 
amor. María, al recordar este suceso, se percató de que no estaba 
donde se dirigía, se sentía perdido y mareado; rápidamente logró 
dirigiéndose hacia a ningún lugar y decidió volver a su casa; se dijo 
pensar fríamente y retomó el camino hacia su casa, cruzó la calle 
que era una tonta y retomó el camino hacia su domicilio, luego vio 
justo cuando el semáforo marcó en rojo. 
que el semáforo estaba en rojo y cruzó posteriormente.

Ambos cruzaron. Iban distraídos y se chocaron. 
Y en ese momento culminante se miraron y se reconocieron. 
Sus caminos bifurcados se habían fusionado en uno.

Se miraron por un largo tiempo, su encuentro había evocado sucesos del pasado. 
Pero acaso se conocían?




Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: